ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS HIFEM

HIFEM  es un tratamiento basado en el uso de ondas electromagnéticas focalizadas de alta intensidad (High-Intensity Focused Electromagnetic), que permiten contraer todo el grupo muscular tratado: abdomen, glúteos, piernas, brazos y espalda alta.

Dicho campo magnético actúa a nivel de los nervios que inervan la musculatura, activándola. Estas ondas electromagnéticas producen una contracción supramáxima, es decir, al 100% de la capacidad muscular. Cuando haces abdominales o sentadillas utilizas el 50% del grupo muscular, una vez cada 3 segundos. Cuando haces HIFEM contraes el 100% de la musculatura 20.000 veces en 30 minutos y que corresponderían a cinco horas de flexiones o sentadillas.  

REACCIÓN : El músculo responde con una profunda remodelación de su estructura interna, es decir, el crecimiento de las miofibrillas (hipertrofia muscular) y la creación de nuevas hebras proteicas y fibras musculares (hiperplasia muscular), dando lugar a un volumen y una densidad mayores del músculo.

A su vez, las contracciones intensas mejoran la liberación de la epinefrina, lo que activa un efecto de cascada que desencadena la lipólisis en las células de grasa. Dado que la estimulación es tan rápida e intensa, la respuesta lipolítica es excesiva y los AGL comienzan a sobreacumularse en los adipocitos (células grasas).

El flujo excesivo de los AGL provoca una disfunción de las células e induce la apoptosis (muerte celular programada). Las células grasas muertas colapsan y se eliminan de forma natural.

Un procedimiento que consigue remodelar desde dentro, ya que la onda electromagnética penetra hasta 8 cm de profundidad y estimula el músculo produciendo hipertrofia (aumento del diámetro de la célula) e hiperplasia (aumento del número de células a nivel muscular). Así, conseguimos generar un 16 % de músculo y un 19 % de efecto reductor de la grasa, a través de un mecanismo de apoptosis o destrucción celular.

SESIONES SEGUIDAS: El tratamiento consta de 5 sesiones de 30 minutos cada una, realizadas en 15 días. Cada una de estas sesiones equivale a 20000 abdominales o 20000 sentadillas en pacientes con normopeso y sobrepeso. Y luego, para mantener dichos resultados, una sesión cada 6 meses para mantener los resultados. Las sesiones de tratamiento son indoloras y, en contra de lo que pueda parecer, luego no hay molestias ni sensación de “agujetas”, ya que no hay microrroturas fibrilares. Durante el tratamiento se pueden sentir ligeras molestias por la contracción muscular totalmente tolerables.

DEFINICIÓN DEL MUSCULO Y PÉRDIDA DE GRASA:

Los resultados que conseguimos con las 5 sesiones son:

a.       Una mejora del 16 % del tono muscular,

b.       Una reducción de la grasa en abdomen del 19%

c.       Además, mejora el 10 % de la diástasis de rectos o abdomen “abierto” (típico de mujeres después de los partos).

APLICACIÓN EN REHABILITACION: Además de su inicial aplicación estética (mejora la pared abdominal, tonifica y eleva glúteos…), aporta muchos otros beneficios. Por ejemplo: mejora de las molestias lumbares, puesto que mejora la posición de toda la “faja abdominal”.

HIFEM NO SUSTITUYE EL DEPORTE: Este tratamiento potencia la musculatura, pero no tiene los beneficios que conlleva hacer deporte como mejoría cardiovascular, prevención de osteoporosis, liberación de endorfinas, mejoría del estrés y ansiedad, etc. Por ello esta técnica es complementaria al deporte y en ningún momento sustituye la actividad física.

CONTRAINDICACIONES: Las personas que no pueden hacerse esta técnica son personas con marcapasos, prótesis metálicas en cualquier zona del cuerpo (cadera, rodilla…), hernia discal, presencia de DIU metálico (no hay problema con el DIU hormonal), epilepsia y embarazo (sí se puede realizar en lactancia).

Deja un comentario