ONDAS DE CHOQUE ELECTROMAGNÉTICAS

Las ondas de choque emiten pulsos electromagnéticos superficiales que penetran de 3 a 3.5 cm. en el tejido obteniendo efectos biológicos, físicos, químicos y celulares.

Beneficios del tratamiento de la celulitis con ondas de choque:

La aplicación de ondas de choque ayuda a reducir los nódulos de grasa que se encuentran entre los septos fibrosos, responsables de la apariencia de piel de naranja.

Paralelamente, al mejorar la circulación de la sangre y el drenaje linfático en la zona tratada, se incrementa la eliminación de las grasas, el edema  y las toxinas acumuladas por el mismo proceso inflamatorio.

Se requieren un mínimo de 5 sesiones (dos por semana) para conseguir resultados, pero este número varía dependiendo de cada caso.

Reducción de la celulitis. La temida piel de naranja de todo tipo se reafirma, mejorando la circulación y provocando un alisamiento continuado de la piel. Se ha demostrado que se elimina la piel de naranja en un 94%.

Tonifica los músculos. Se produce un estiramiento del muslo interno y brazos, tanto si se trata de pómulos o labios o para estirar la piel en tratamientos de postliposucciones.

Disminución de grasa localizada. Las ondas de choque son perfectas para acabar con aquellas zonas donde tenemos grasa localizada, ya sea en cintura, caderas, abdomen o glúteos.

Reducción de la circunferencia de determinadas zonas que queremos remodelar de hasta 7 cm en el 82% de los casos.

Piel lisa. La epidermis se renueva y está más joven y tersa en el 84% de los pacientes.

Cicatrices y más. Los efectos de las ondas de choque son cada vez más positivos, pues también sirven para tratar cicatrices y alisar estrías.

Incrementa los efectos con otros tratamientos por ejemplo, de la presoterapia, de la radiofrecuencia o Liposonix (Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad).

Es una terapia No invasiva. No necesita tiempo de recuperación posterior. Se puede aplicar en todos los tipos de pieles, sin importar si están bronceadas. Las sesiones duran tan solo 20 minutos. Los resultados pueden apreciarse desde la primera sesión.

No se puede aplicar terapia de ondas de choque en caso de:

  • Personas con marcapasos.
  • Embarazadas o en lactancia.
  • Pacientes que tengan un proceso infeccioso.
  • Personas con cáncer.
  • Quienes tengan problemas de coagulación o bajo tratamientos con anticoagulantes.
  • Patologías neurológicas.
  • Bajo terapia con corticoides.
  • Personas con inflamaciones agudas.

Deja un comentario