No renuncies a tu media hora de ejercicio

El sudor es una de las maneras que tiene el cuerpo de eliminar sustancias de desecho, pero puedes favorecerlo de otras maneras aparte de haciendo ejercicio. Por ejemplo, con la sauna o el baño turco.

En realidad, los beneficios del ejercicio para la depuración van mucho más allá de la necesaria transpiración:

  • El ejercicio activa los pulmones y nos oxigena.
  • Mejora la circulación sanguínea y linfática, lo que hace más eficientes a nuestros órganos.
  • En cuanto bebes agua para reponer la que has perdido, pones en marcha los riñones, grandes filtros del organismo.
  • Mejora el tránsito intestinaly combate el estreñimiento, lo que evita que las heces queden estancadas en los intestinos y facilita la labor de este otro gran órgano depurativo.
  • Aumenta la eficiencia del glutatión, un antioxidante que en gran parte genera el propio cuerpo y que desempeña un papel fundamental en los procesos de desintoxicación.
  • Según un estudio del Instituto Karolinska de Suecia, publicado en la revista Cellen 2014,  el ejercicio físico activa un mecanismo de desintoxicación que protege de la depresión. Concretamente ayuda al cuerpo a desprenderse de la quinurenina, una sustancia que aumenta con el estrés y se relaciona con la depresión. Con el ejercicio, en especial el aeróbico, los músculos producen una enzima que transforma la quinurenina en ácido quinurénico, que resulta más fácil eliminar.

 

 

Deja un comentario