La inflamación alimentaria

Cada cuerpo responde a unos estímulos de diferente manera, al igual que a los alimentos que consumimos diariamente. En el caso del peso, como ya comentáremos ocurre exactamente igual. Mientras que unas personas pueden consumir una gran cantidad de alimentos, incluso aquellos con exceso de calorías, sin apenas verse reflejado en su cuerpo, otras cogen kilos rápidamente al consumir pequeñas cantidades. La dificultad para bajar de peso es algo a lo que se enfrentan millones de personas en el mundo y evidentemente lo primero es seguir una dieta variada y equilibrada, a la vez que se mantienen unos hábitos de ejercicio saludables, pero además debemos tener en cuenta que existen afecciones que pueden estar imposibilitando que reduzcamos nuestra talla, una de las más comunes es la inflamación alimentaria. Además esta puede ir acompañada de otros síntomas como dolores de cabeza, musculares, problemas cutáneos, etc.

Combatirla es muy sencillo, basta con encontrar tu perfil alimentario ideal. Esto no significa que tengas que renunciar a ningún alimento, sino que tu organismo vuelva a aceptarlos de manera natural y encuentres el equilibrio entre cantidad y variedad. El Test de Inflamación Alimentaria Biomarkers permite conocer el grado de inflamación que sufre el paciente y a qué grupos de alimentos, de esta manera el especialista puede dar las pautas alimenticias adecuadas para que la persona afectada reeduque su organismo reincorporando progresivamente los grupos de alimentos que a priori le causaban esa inflamación.

Existen seis grupos de alimentos que pueden producirla y gracias al sistema Biomarkers es posible saber cuál o cuáles son los que más afectan a cada paciente.

grupos-alimentos

Es posible hacer el test en nuestro Centro Viu Sana. Si escuchas a tu cuerpo y notas molestias periódicas o por más que lo intentas no consigues bajar de peso es posible que la inflamación alimentaria pueda estar afectándote. Muchas personas desconocen este dato pero es fundamental para el tratamiento, pues puedes hacer todo tipo de dietas, pero si sigues consumiendo habitualmente el o los grupos de alimentos que te están provocando la inflamación el problema persistirá.

Tratamiento para luchar contra la obesidad

Lo básico y fundamental para un tratamiento eficaz es la confianza del paciente en su interés por curarse, es decir, que tenga fuerza de voluntad para salir adelante. Partiendo de aquí todo será más fácil. El tratamiento requerirá un cambio en la alimentación y ejercicio en su vida diaria, aunque siempre teniendo en cuenta las limitaciones físicas de cada persona en ese momento de su vida. Para ello tanto la alimentación como el ejercicio deben ser supervisados por un profesional de la salud para llevarlo a cabo con total seguridad.
No sirve cualquier dieta, cada caso es concreto y siempre se deben hacer los análisis pertinentes, comprobando el estado del paciente antes de comenzar el tratamiento.

¡Olvídate de las dietas milagrosas o pasar sin comer! Recuerda además que, si sufres de inflamación alimentaria puede que alimentos que son absolutamente sanos tu cuerpo no los esté asimilando correctamente y debas reeducarlo para volver a aceptarlos. Debes visitar periódicamente a tu médico o nutricionista, ellos harán un seguimiento de tus avances e irán modificando el tratamiento en base a los mismos. La inseguridad también acompañará en las primeras fases por desmotivación, pero es algo natural que irá desapareciendo conforme vayamos logrando reducir peso y sentirnos mejor.

La obesidad en el mundo

Fuentes periodísticas afirman que un tercio de la población la sufre con los consecuentes problemas de salud que esta conlleva. ¿Quién no ha escuchado a día de hoy que los problemas cardiovasculares son más comunes que hace escasas décadas? En una sociedad cada vez más acomodada y sedentaria es normal que sus habitantes se adapten a lo que esta les ofrece, sin darse cuenta del enorme daño físico que se están causando poco a poco y, muchas veces, se dan cuenta cuando ya es demasiado tarde y se encuentran desmotivados y con una autoestima muy baja.

Esta enfermedad no solo afecta a los adultossino también a niños y a veces desde bien pequeños. Nos hemos habituado a vivir sin necesidad de movernos y a alimentarnos de comida rápida y solamente que sea apetitosa, cuando mucha de la considerada sana también lo es. Asimismo nos acomodamos a alimentarnos de los mismos alimentos en lugar de llevar una dieta variada y más saludable. Esto es común para todos los países del mundo. La FAO también señala que los países desarrollados son los que más sufren esta enfermedad por el consumo deficiente de ciertas vitaminas y minerales.

TEST DE INFLAMACIÓN ALIMENTARIA BIOMARKERS

Deja un comentario