Cavitación

Se basa en la aplicación de ultrasonido de baja frecuencia, la vibración sónica produce burbujas estables, que crecen y se colapsan (implosión), ejerciendo con ello una acción mecánica sobre el tejido adiposo destruyéndolo de una forma no invasiva e indolora.
Las sesiones de cavitación combinadas con otras técnicas como la presoterapia actúan en la remodelación corporal dando lugar a una importante pérdida de perímetro, actuando no sólo sobre la adiposidad localizada sino también sobre la celulitis y la flacidez cutánea.

¿En qué consiste una sesión?

Una sesión se divide en distintas partes, primero la acción de la cavitación. Tras la aplicación se realiza un drenaje mediante presoterapia para ayudar a eliminar la grasa que se haya podido liberar. ¿Cuánto dura una sesión? Depende de la zona a tratar, pero por lo general suele ser unos 40 minutos de ultrasonidos, más 20 minutos de presoterapia.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Dependerá de la importancia, severidad y extensión del problema, pero por lo general se suelen realizar unas 10 sesiones con una frecuencia de una sesión por semana.

¿Qué resultados se consiguen?

En pocas sesiones se reduce perímetro, se mejora de la calidad de la piel y se pierde tanto peso como volumen.

¿Es seguro el tratamiento?

Sí, es seguro siempre y cuando se sigan las pautas del tratamiento y se tengan en cuenta las contraindicaciones correspondientes.
Ultrasonidos con presoterapia es una forma no invasiva e indolora para reducir el espesor del panículo adiposo que no representa ningún riesgo para el/la paciente siempre que se utilice siguiendo las pautas, indicaciones y contraindicaciones correspondientes.

¿Existen contraindicaciones en el tratamiento de cavitación?

Como en cualquier técnica hay situaciones que contraindican el uso de ultrasonidos, tales como la presencia de heridas u otras patologías en la zona a tratar, prótesis metálicas, alteraciones de la sensibilidad cutánea, alteraciones de la coagulación de la sangre así como varices y/o antecedentes recientes de tromboflebitis o flebotrombosis. A estas contraindicaciones cabe añadirles las correspondientes al uso de corrientes tales como portadores de marcapasos, etc.

¿Hay que seguir algún tratamiento anterior o posterior?

Después de una sesión es siempre necesario realizar un drenaje linfático con presoterapia, además durante todo el tratamiento es necesario ingerir al menos 2 litros de agua diarios para ayudar a eliminar del organismo la grasa destruida. Como en cualquier tratamiento de remodelación corporal, un control de la ingesta y la toma de líquidos siempre es recomendable. Igualmente una vez se ha conseguido el resultado deseado, es importante establecer un programa de mantenimiento.

¿Es doloroso el tratamiento?

No es doloroso. Lo habitual es sentir un hormigueo confortable que corresponde a la intensidad, aunque esta sensación varía tanto entre personas como entre zonas de tratamiento. Además de este hormigueo es normal sentir un ligero zumbido en el oído cuando está en funcionamiento la cavitación.

Deja un comentario